Áreas de trabajo en Preescolar

María Montessori observó tanto a los niños que cayó en la cuenta de que ellos aman hacer actividades diarias de casa y la vida real.  Por eso creó un área de trabajo la cual llamó “Área de vida práctica”.

Vida práctica son ejercicios ideados para enseñar al niño a actuar en su propio medio, instruyéndolo respecto a cómo hacer frente a las cosas que le rodean. Son ejercicios sencillos, que el niño ha visto a ser a papá y a mamá todos los días pero son nuevas y excitantes para un niño.

Él debe aprender que hay un modo correcto de hacer cualquier cosa que necesite hacerse en casa. Es solamente después de que ha aprendido a dominar su medio doméstico, cuando el niño está preparado para iniciar los procesos de aprendizaje más complicados.

A los niños pequeños les encanta imitar a los adultos y consideran que arreglar flores, limpiar zapatos, limpiar las mesas son actividades sumamente divertidas.

María Montessori, observó que los seres humanos muchas veces no educan los sentidos y dedicó toda un área para la educación de ellos.

Creó un material sumamente característico y con muchas cualidades y secretos. En él pudo colocar de manera muy concreta términos como grueso-delgado, ancho-delgado, grande-pequeño, largo-corto, claro-oscuro, salado-dulce, áspero-liso, fuerte-quedo, igual, agradable-desagradable, etc.

Esta área es sumamente atractiva para el niño de 3 a 6 años ya que tiene experiencias muy profundas de algunas actividades cotidianas.

La concentración que el niño necesita en estos grados es muy profunda y es muy agradable ver el gozo del niño por trabajar.

Los ejercicios sensoriales se relacionan con el desarrollo y el refinamiento de los cinco sentidos, agudizando por lo tanto el intelecto y el dominio del niño.

El área sensorial prepara al niño para los ejercicios del área de Lenguaje y Matemáticas, porque ayudan al niño a perfeccionar su coordinación de ojo y mano y su control refinado, que necesita para una buena escritura.

 

Los materiales que se presentan para la educación del sentido de la vista están divididos en varias partes de acuerdo con nuestros cinco sentidos.

Para educar la vista usamos el sistema de bloques. Esto deja el niño ver las dimensiones, formas y tamaños, el sentido cromático, donde conocer los colores y sus tonalidades.

Para educar el tacto tenemos varios materiales como telas, tablas de diferente aspereza, caja misteriosa, cuerpos geométricos, frascos térmicos, las tablas báricas, etc.

Para educar el oído hay unos cilindros iguales a primera vista y solo se diferencian por el sonido que emiten al agitarlos. También hay una serie de campanillas con las notas musicales.

El olfato se educa con varios ejercicios donde invitamos al niño a oler diferentes aromas y a reconocerlos.

El gusto se educa cuando el niño prueba diferentes sabores y los reconoce.

 

La lectura y la escritura son un juego fascinante para el niño de cuatro años y está ansioso por aprender y dominar estas habilidades.

Las habilidades del niño para leer y escribir se desarrollan y perfeccionan en forma gradual por medio del trabajo repetido con los materiales y se introducen lecciones nuevas y más avanzadas.

El desarrollo del lenguaje es también una parte integral del proceso de aprender a leer y escribir. El niño ama aprender a decir palabras no muy comunes o muy largas.

Muchas veces la escritura comienza comúnmente antes que la lectura, gracias a los ejercicios de otras áreas que han ayudado al desarrollo de la motricidad fina.

Preparación

Antes de trabajar en esta área, el niño necesita una preparación específica y lo logra con los ejercicios de Vida Práctica y del área de Sensorial.

En ellos dominó el movimiento refinado de la mano. El sentido de sus movimientos siempre son de izquierda a derecha y de arriba hacia abajo como el sentido de nuestra escritura, además sus dedos pueden hacer la pinza, muy necesaria para sostener firmemente el lápiz.

La preparación indirecta para la escritura se logra mediante el desarrollo y refinamiento de los sentidos del tacto, la vista y el oído. Los materiales de sensorial y vida práctica le han ayudado al niño a perfeccionar su coordinación de ojo y mano y su control refinado, que necesita para una buena escritura.

Cuando ya tiene maduro todos estos movimientos, el niño está listo para empezar a escribir.

La lectura y la escritura van de la mano. El niño aprende por medio del uso del alfabeto móvil y de las letras de lija el sonido y la forma de cada una de las letras.

El sonido del alfabeto se aprende individualmente y luego combinados para formar palabras cortas. El niño al principio dice los sonidos de cada letra muy lentamente luego con la práctica logra una rapidez increíble.

Al trabajar con el alfabeto móvil y al conocer el sonido de cada letra, el niño aprende que la unión de algunos sonidos forma una palabra, este descubrimiento es de él y esto hace que ame formar palabras y leer sin parar.

Cuando se le permite al niño que descubra esto por sí sólo el conocimiento es suyo, nace desde el interior del niño, es muy diferente si desde afuera la guía se lo dice. Nunca será igual de intenso.

Cuando María Montessori observó a los niños pequeños trabajar el alfabeto móvil y las letras de lija,  el gusto por formar palabras cortas y leerlas, ella llamó a estos dos fenómenos “La explosión de la lectura” y la “Explosión de la Escritura”. La Dra. Montessori argumentó que es como una explosión porque en cuanto el niño descubre esta habilidad de leer y escribir, durante un largo tiempo no para de hacerlo.

Ciencias consiste de conocimiento de la naturaleza y geografía y es un área que no debe descuidarse en la educación del niño en edad preescolar.

A niños pequeños les encanta observar la naturaleza y tener contacto directo con ella. Siempre están observando plantas, animales, juegan con la tierra, en el jardín etc. Aman el agua y observar las transformaciones que tienen algunos seres vivos.

Se puede decir que, es natural y exagerado su interés por la naturaleza y una gran curiosidad por aprender más respecto a las cosas que les rodean. Nos interesamos mucho en el interés e inclinación natural del niño y cuando muestra interés por una faceta determinada de la naturaleza, se toma tiempo para explicarle más detalladamente.

La geografía es una materia fascinante para los niños. A medida que el niño se familiariza con un ambiente, comienza a interesarse en otra gente y su medio.

Los niños aman conocer todo, en Casa de Niños, se aprovecha ese amor por aprender y encender la chispa del amor a la cultura.

Hay innumerables cosas que se hacen para incrementar el conocimiento de la naturaleza y de geografía del niño. Estos son algunos ejemplos:

Se le muestra al niño cómo plantar bulbos o semillas, se le enseña a cuidarlos correctamente y se explica su crecimiento y desarrollo. Se le enseña a cuidar las plantas, a regarlas y limpiarles el polvo, el niño se enorgullece mucho de ver como lucen las plantas y si tiene algún brote se pone muy feliz. Se le enseña el modo adecuado de cortar flores, de cortar su tallo, de cambiarles el agua y ponerlas en un florero.

El niño aprende las distintas partes de una planta, a sacarla de la tierra y conocer el tronco, raíces, ramas, hojas, etc. O las partes de una flor: tallo, hoja, pétalos, estambre, pistilo, etc. Y de las hojas, se le enseñan las diferentes formas de ellas y sus nombres.

Se habla sobre los animales, su clasificación y sus características. Se conocen los derivados de algunos animales, conocen como nacen y como se alimentan, como se mueven, si caminan, nadan o vuelan. Conocen las partes del cuerpo de la rana, pez, caballo, pájaro y tortuga. Se estudia el significado de palabras como: cresta, crin, garras, hocico, caparazón, etc. Se conoce dónde viven los animales, si en la granja, en el campo, en la selva o si se puede domesticar. Conocen el nombre de la voz de los animales, y el nombre de las crías de algunos de ellos.

En geografía se sigue el interés del niño por conocer y se aprovecha para darle a conocer el nombre de los continentes, países de América del Norte, los Estados de la República Mexicana y los municipios de San Luís Potosí.

Se conoce el globo terráqueo, y las dimisiones de tierra y agua que tiene nuestro planeta.

Puede conocer como son algunas banderas y las dibuja frecuentemente. Conoce trajes típicos de diferentes países y estados de México.

Se estudian los contrastes geográficos, como en la Tierra se pueden formar un río, istmo, lago, isla, península y golfo.

Esta área tiene una extensa variedad de material para que el niño comprenda totalmente las matemáticas y permite que se familiarice con los números a una edad temprana, justo cuando más sensible a este tipo de experiencia.

Los ejercicios de otras áreas ayudan al aprendizaje de las bases matemáticas.

El niño de 3 años tiene una mente muy lógica y se interesa por la secuencia y el orden en vida diaria. Esto ayuda que su aprendizaje dentro esta área lo haga con facilidad y entusiasmo.

Por medio del trabajo repetido con los materiales, el niño está en condiciones de aprender y después de algún tiempo empezará a abstraer. El niño aprende por repetición y construye gradualmente una base firme para unas matemáticas más adelantadas.

Al terminar preescolar en Casa y Taller Montessori, el niño ya está listo para aprender las operaciones matemáticas de manera más abstracta y tiene las bases muy firmes para que en primaria pueda empezar con fracciones, un poco de algebra y teoremas.

La característica fundamental de nuestro sistema de números es el sistema decimal. Contamos con decenas y por eso, todos los materiales sensoriales primarios se limitan a series de decenas, hasta que el niño tiene un conocimiento perfecto de las unidades.

Casa y Taller Montessori cuenta con varios materiales que permiten que el niño aprenda los números del 1 al 10 perfectamente.

Al ejercitarse durante largo tiempo con estos materiales el niño ya tiene la idea de que los números significan cantidades que aumentan.

Una vez que el niño domina los números, se  comienza a estudiar el sistema decimal, el cual es uno de los materiales más maravillosos que la Dra. Montessori pudo crear.

El niño con el material Montessori,  percibe de manera visual,  manipula una unidad, una decena, una centena y una unidad de millar y así puede ver de manera muy concreta grandes cantidades como por ejemplo el 3427, 4784, 9999, etc.

Con los materiales de matemáticas el niño puede sumar, a una cantidad mayor le puede quitar una cantidad menor y a está sí el comprende que restando. Una misma cantidad la puede sumar varias veces y esto es multiplicar y una cantidad grande la puede repartir entre varios compañeros y así dividir.

Esta experiencia queda grabada para siempre en la mente del niño y es un aprendizaje invaluable para el desarrollo de la mente matemática.