ALAS

Muy pocas personas suelen adquirir por sí mismas la voluntad para leer y descubrir con esto el goce de hacerlo. Generalmente corresponde a alguien conducirnos hacia la cultura escrita para lograrlo.

De forma muy discreta los libros ayudan a crecer a los niños.  Los libros pueden apoyar sus búsquedas, responder a sus preguntas, provocar otras y participar así en la construcción de una personalidad. A través de las historias, un niño experimenta todas las posibilidades y las confronta con su propia vida para, finalmente, elegir un camino. El efecto benéfico de tal o cual libro seguirá siendo desconocido, la lectura es una actividad íntima y personal y de esta lectura nace el verdadero placer de leer.

Saber leer y desenvolverse ante el texto es indispensable para la escolaridad, pero ¿y el amor por los libros? Cuando la lectura se transforma en un laborioso control de conocimientos también se convierte en un ejercicio y ya no es un placer. Es una lástima imponer ratos de lectura a desgana. No favorece en nada hacer de la lectura un deber equiparable a las tareas escolares. Formar lectores es algo muy distinto a enseñar a leer.

Una alternativa para que los niños adquieran interés por la lectura, el cual no pretende ir más allá de generar el gusto por el simple hecho de leer, es adecuar el contexto escolar y familiar para acercar al niño a los libros sin el aspecto académico con el que son vistos. Es por esta razón que se elabora el presente programa de fomento a la lectura  ALAS y está diseñado con el objetivo de brindar estrategias prácticas, tanto para los profesores como para los padres de familia, para que favorezcan el interés de sus niños por la lectura, es un instrumento cuya finalidad es acercar al niño a la lectura sin ninguna condición.

Este programa se configura en torno a tres ejes:

  • Modificaciones del entorno escolar en cuanto al uso de los libros y las actividades lectoras: El Programa ALAS propone una serie de actividades dentro del ámbito escolar que integran la anterior postura en torno a la lectura y a la relación del niño con el libro. Y aún cuando el Programa se aplica en el segundo grado de primaria, las acciones se realizan en todo el centro escolar para la integración del resto de sus alumnos.
  • Adaptación de estrategias para favorecer el hábito lector en el contexto familiar: En este Programa se proponen diversas estrategias para llevar a cabo en el ámbito familiar que complementan las acciones que se realizan dentro de la escuela. Se incluye un apartado que implica el trabajo directo con los padres de familia para acercarlos tanto al Programa en sí mismo, como a las propuestas que se llevarán a cabo dentro y fuera del centro escolar.
  • Integración a actividades fuera del centro escolar que promuevan el interés por la lectura:  ALAS incluye acciones que integran escuela-sociedad como un modo de generalizar el acto de leer, entre estas se incluye la interacción con otros centros escolares e instituciones culturales.
OBJETIVOS:
  • Llevar a cabo un conjunto de acciones tendientes a favorecer el acercamiento de los niños de hacia los libros.
  • Promover el interés de estos niños por la lectura por el mero gusto de hacerlo sin la condición de obligatoriedad.
  • Acercar a las instituciones educativas de hacia un nuevo modelo de trabajo en relación a la lectura.
  • Aplicar estrategias específicas para que las Bibliotecas escolares se conviertan en un recurso para el fomento a la lectura y no sean vistas como un salón de usos múltiples.
  • Fortalecer la conciencia del núcleo familiar en cuanto a la importancia del hábito lector.
  • Abrir y difundir espacios en en los que se puedan realizar actividades lectoras.
  • Colaborar en la promoción de diversas actividades de fomento a la lectura realizadas por diversas instituciones.
  • Realizar un trabajo de fomento a la lectura en integrativo con mayor difusión.
METODOLOGÍA:

El Programa ALAS está constituido por el “Tarjetero” en el que se agrupan seis rubros de trabajo en total divididos de la siguiente manera:

  • Cuatro secciones para el centro escolar: tres llevados a cabo por el guía-animador (Secciones Morada, Azul y Verde) y uno para el profesor en el trabajo de apoyo dentro del salón de clases (Sección Amarilla).
  • Una sección de fichas para las actividades generalizadoras correspondientes al contexto familiar (Sección Naranja), y finalmente.
  • Una sección para las actividades relacionadas con el contexto social (Sección Roja).

El Tarjetero está conformado por aproximadamente 100 actividades que incluyen el trabajo de todos los contextos incluidos en esta Programa.

 

Centro escolar

(Guía-animador)

Centro escolar

(Profesor)

Familia

Contexto

extraescolar

  • Sección Morada (“Juguemos con…”)
  • Sección Azul (“Todos leemos”)
  • ección verde (“Conozcamos a…”)
  • Sección amarilla (“Escuela y lectura”)
  • Sección naranja (“Familia y libros”)
  • Sección roja (“Vamos leyendo”)

Aunado a esto, se asignarán actividades para compartir en el ámbito familiar cuya aplicación es sumamente flexible para que los padres y el resto de la familia puedan integrarse sin dificultad alguna a este Programa.En cuanto a su aplicación, el programa se lleva a cabo dentro del ciclo escolar, dentro del horario de clases desarrollando.

Colateralmente se llevarán a cabo las actividades fuera del contexto escolar que se programan previamente y que implican: la visita a bibliotecas y librerías; interacción con los otros centros escolares participantes y asistencia opcional a las actividades propuestas por diversas instituciones culturales.

Así pues, a lo largo del periodo escolar es posible llevar a cabo la aplicación de todo el Programa de una manera sistemática pero con posibilidad de flexibilidad.

Psic Ma. Eugenia Urbina Espejel

Coordinación fomento a la lectura ALAS

Centro de las Artes de San Luis